sábado, 7 de marzo de 2009

NOS COMUNICA EL MISMO MAR

Es el último día del mes más corto del año. En la sala Piazzolla del Auditórium, los murguistas de “Falta y Resto” aguardan impacientes el comienzo del show. Esa noche, los bombos y sus voces rioplatenses van a transmitir al público su mensaje.

Raúl “Tintabrava” Castro, relator y letrista de la murga, nos recibe en uno de los camerinos y allí comienza a remembrar sus emblemáticas historias sobre una época dura y represiva, en la que la “Falta” se las ingenió para salir adelante. Queda en la atmósfera la frase: “Somos la voz del pueblo, somos quienes nos atrevemos a protestar”.

-¿Cómo se hace para perdurar en el tiempo por más de 28 años?
Estamos siempre tratando de renovarnos, nuestro estilo se basa en la rigurosa innovación. Si bien la murga original tiene más de un siglo de historia en Uruguay, nosotros tratamos de refrescar esa tradición.

-¿Toman de cada lugar en el que se presentan algún componente para modificar la murga?

Las cosas te cambian, las vivencias te modifican. Pero somos muy respetuosos de lo tradicional, sonamos con mucha honestidad, en la murga hay principalmente voces, un acompañamiento rítmico muy tradicional, con bombos, redoblantes y la guitarra (ocasionalmente) y el coro, que es lo central para decir la letra. Tratamos de introducir a la gente en la historia, que se encuentren con lo que hacemos, “una comedia musical política”.

-¿Qué sensación les produjo tocar ante tantas personas, un 25 de mayo, en un lugar emblemático como Plaza de Mayo?

Fue uno de los momentos más importantes de la historia de la murga, dado que fue ahí cuando nos conoció toda Argentina, nos pasaron en directo por televisión y tuvimos el placer de estar con artistas de la magnitud de Charly García, Adriana Varela, entre otros. Me acuerdo que la consigna del escenario decía: “todos somos argentinos” y nosotros fuimos recibidos con el mismo cariño que si fuésemos argentinos. Fue un orgullo muy grande, hasta el día de hoy sentimos muy presente el afecto del pueblo argentino quien nos abrió los brazos y el corazón inmediatamente. Eso no lo vamos a olvidar jamás. Además somos hermanos, miramos el mismo mar.

-¿Cómo vivieron la dictadura en Uruguay?
Fuimos bastante perseguidos, de todas maneras el apoyo lo encontramos en la gente, que es nuestro principal aliado. Así se volvía todo más fácil.

-Sus reclamos, al verse interpretados por el canto, ¿se convierten en una larga insistencia hacia los derechos humanos?
Totalmente, es un incentivo fundamental de Falta y Resto, y creo que de todo artista, mejorar el lugar donde vivimos.

A las 22.00 el Teatro Auditórium estaba lleno. Sin un gran despliegue escénico se dividió el telón, dejando entrever doce hombres maquillados, dispuestos a producir risas, bailes y dejar un mensaje conmovedor y realista.

-¿Qué es lo que más disfrutas de Falta y Resto?
Cantar con mis amigos. Es muy gratificante y feliz. Es imposible no agradecer. Somos millonarios del amor que nos deja el público. La gente nos retribuye con su reconocimiento. No es una alegría pasajera, es duradera.

-¿Cómo fue la experiencia de viajar a Europa?
Siempre los viajes a lugares donde no nos conocen es una forma de mostrar “lo nuestro” al mundo. Además asisten a nuestras presentaciones muchos uruguayos y argentinos que cuando se enteran que vamos se reencuentran, en cierta forma, con sus tradiciones. Asimismo exponemos lo que sucede en nuestros países.

-El o los colores son esencia de la murga. ¿Qué referencia tienen ustedes de la vestimenta y el maquillaje?
Los colores emblemáticos que utiliza Falta son negros, blancos y rojos. Pero el carnaval exigió renovación y algunos años variamos. Ahora adoptamos una vestimenta mucho más formal.
No tenemos maquilladores, cada cual refleja en su rostro su propio estilo.

-Este año tienen varias presentaciones en Argentina, ¿Con que expectativas?
La murga es una forma de hacer cantar a la gente. Es una hermosa manera de expandir lo que uno piensa. Buscamos que la gente se interese en las murgas, armen sus propias murgas y reproduzcan en ellas problemas, placeres, virtudes y defectos, en concordancia con otra gente. Además cantar es una cosa muy lúdica y se puede dar un hecho social que mejore a la gente.

-¿Conocen murgas argentinas?
Si, igualmente son otro tipo de murga a la que hacemos nosotros. La nuestra es algo más teatral y murga porteña tiene un formato de desfile. Cada uno se desempeña de la forma en que mas le gusta.

-¿Cómo es la relación con otras murgas de Uruguay?
Como en todo, existe una rivalidad y competencia. Pero lo más importante es que hay una hermandad hacia el género y nos sentimos todos partes de un movimiento popular.
S. Rodríguez y C. Castillo