lunes, 19 de octubre de 2009

El arte al alcance de todos

En su taller de la calle Gianelli, Nora Leguiza genera una atmósfera positiva en la que sus alumnos se sumergen explayando su creatividad. Ella, al igual que los integrantes de Shanty, tiene la intención de que el arte este al alcance de todos. La cerámica es su modo de expresión y enseña a modelar con las manos aquellos sentimientos que se esconden en lo más profundo de cada uno.

-¿Qué significa Shanty y cómo surge la idea de un espacio de arte?
La palabra Shanty es un sonido sagrado, utilizado habitualmente para meditación. Su raíz proviene del lenguaje sánscrito y significa “paz”.
Yo daba clases en otro espacio a mujeres operadas de cáncer de mamas ad honórem y como yo quería continuar trabajando con ellas, les ofrecí este espacio, que viene a ser una especie de galpón de la familia. Gustosas vinieron y empecé a dar clases, siempre manteniendo la misma modalidad, es decir ad honórem. Luego ellas mismas me sugirieron la idea de vivir de esto y así comencé a ofrecer todo el conocimiento de la técnica y la aplicación del conocimiento cerámico. Siempre orientando a las personas para que el arte sea un medio de expresión y de reencuentro consigo mismo, demostrando distintas sensaciones que en determinados momentos no se pueden exteriorizar.

-¿Cómo pudiste armar el taller?
Cuando la naturaleza le pertenece a uno, las cosas de a poco van apareciendo. Todas las cosas se dan o conspiran para que así sea. El espacio es de mi familia y luego yo lo apropie. La idea es vivir en el arte, no acostumbrarme.

-¿Cuál es el material de trabajo que utilizan?
La pasta cerámica, que es arcilla. La pieza de cerámica se logra luego de la alquimia de los cuatro elementos que la conforman: tierra, agua, aire y luego en el horno fuego.

-¿Qué significa “reflejar tus emociones en la modelación”?
En realidad trato de manejar mis emociones, en el momento de modelar dejo que aflore lo que sale de muy dentro de mí. Eso permite que se comuniquen mis manos a través de la obra. No ponerle tanta mente porque si yo pienso que quiero hacer y no dejo que fluyan las ideas. Hay veces que tengo muy claro lo que me esta sucediendo y puedo plasmarlo en una obra, pero otras veces no. Darle un contenido intelectual seria despojarlo de la esencia misma, que es lo que busco.

-¿Hay una línea que seguir?
No, al contrario siempre estoy experimentando con nuevos materiales, mas allá que mi amor es la arcilla, busco nuevas técnicas. Un caso muy particular es la pasta autofraguante, que la utilizo sobretodo con personas de capacidades diferentes, ya que necesitan un resultado mas inmediato. Las líneas a seguir son consecuentes a lo que quiero o puedo expresar. No hay un estilo, puedo expresarme tan bien en lo abstracto como en lo figurativo. No tengo la idea de encasillarme en un estilo y seguir sus pautas. Creo que todos los artistas que se identifican o eligen una postura, ya están perdiendo creatividad. Lo bueno es probar nuevos caminos.

-¿Qué actividades se realizan en el taller?
Las actividades que realizamos acá tienen que ver con la transmisión del conocimiento técnico de lo que es el trabajo con el material, pero principalmente está la relación entre lo humano y la búsqueda interna. Al transmitir el conocimiento cerámico inducimos de alguna manera a la búsqueda interna. También realizamos muestras de todos los integrantes de Shanty. Digo integrantes porque forman parte de este proyecto y no resultaría si se diferenciara un profesor y alumnos. Es un ida y vuelta, todos somos maestros. Las actividades que se realizan tienen que ver con que cada ser humano logre por medio de una exploración interna, el encuentro con sí mismo.

¿Puede considerarse una terapia?
- Hay gente que lo puede ver de esa manera, otros lo pueden ver como un estilo de relajación. En si cada persona decide como llega a ella el arte plástico, cada uno lo encasilla donde quiere. Lo que no tengo ninguna duda es que el ser humano es creador por naturaleza. El hombre durante toda su historia plasmó y reflejó cada situación que le ha tocado vivir, y no ceo que haya tenido ningún tipo de terapia, sino que fue un encuentro consigo mismo. Creo también que es una herramienta muy válida a la hora de descubrir aspectos que tenemos muy escondidos. Utilizar la palabra terapia sería ocupar un rol que no tengo, yo terapeuta no soy, me encargo de facilitarle a la persona la herramienta para que pueda expresarse como quiera.

¿Cuántos son los integrantes del taller?
- Va cambiando mucho, actualmente somos veinticinco alumnos, de los cuales van y vienen, pero siempre oscilan a ese número. Hay gente que no puede tener constancia, otros que están desde el primer dia, también los que pagan el mes, vienen una clase y no vienen más. Hay de todo! Todos somos de distintas edades, de distintas formaciones y de distintas capacidades. Pero todos convivimos y logramos que Shanty sea un espacio armonioso.

Candela Castillo / Silvina Rodríguez